Las ciudades gallegas cuentan con más de treinta punto calientes de viviendas okupadas

Las ciudades gallegas cuentan con más de treinta punto calientes de viviendas okupadas

La crisis del COVID-19 provocó que las ocupaciones se multiplicaran por todos los países. En la actualidad, más de 400 viviendas fueron ocupadas de manera ilegal en Galicia, estando A Coruña a la cabeza con un total de ocho zonas conflictivas: Monte Alto, avenida de Peruleiro, rúa da Paz, ronda de Nelle, Agra do Orzán, A Zapateira, rúa Eladio Rodríguez y rúa de Padre Busto. 

Las ocupaciones de viviendas vacías, que en la comunidad ya superan las 330.000, llegan al semicentro y centro de ciudades como A Coruña, Santiago de Compostela, Vigo y Ourense, las que más casos registran y que están localizadas en urbanizaciones de viviendas unifamiliares. 

El principal objetivo de los okupas son las viviendas adjudicadas a las entidades financieras ya que estas tardan semanas, e incluso meses, en detectar que el inmueble fue ocupado. Pero este creciente y preocupante fenómeno, según advierten empresarios inmobiliarios, también se produce en viviendas particulares o promociones que están a punto de ser entregadas. 

 

Fuente | La Opinión Coruña